domingo, 17 de agosto de 2014

La puta locura





La locura abre sus puertas; y ahí estaba yo, bailando, fumando. Tequila y marihuana, ya
   Solo quedaba el recuerdo de la noche, del viento en mi cara y las náuseas. Amanecía,
      Me miré en el espejo, mi cuerpo iba a todas las direcciones al mismo tiempo,
          Era por eso que el mareo y la gran noche regresaban. A mi mente retornaba
              La imagen de esa mujer de la pantalla, la mujer camaleón que cambi-
                                                               aba
                   De forma conforme la música subía de volumen, pensaba en
                                                                la
                      Mujer que se mimetizaba con los colores de la noche, la
                          Forma femenina que tiende a la profundidad, al osc-
                             uro callejón sin salida, y para colmo estaba esta  
                                 gran cabeza de buda mirándome, esta esta-
                                    tua que brillaba junto conmigo, ambos;
                                      tratábamos de resolver el acertijo de
                                           la existencia, no quedaba más;
                                             empapado de luz rosa, verde
                                                 y   naranja, pensaba: en la
                                                    locura se brilla, se está.  
                                                          La puta locura
                                                                  Fin.                    

3 comentarios: