viernes, 19 de septiembre de 2014

Del griego; negación.



A mí mismo.
Feliz Cumpleaños, maldito infeliz.



Con la invención de los abecedarios el mundo se volvió loco. Los poetas encerrados en su idioma no saben escribir en otra lengua, la cuestión en este asunto gramatical no se trata de si los poetas pueden o no aprender el inglés, el alemán, el italiano y el francés para traducir las obras completas de John Keats. La verdadera cuestión es que nadie se pone de acuerdo en los conceptos de ciertas palabras, digamos la palabra dolor, alegría, explosión, disociación, exposición, metamorfosis, amor.

Yo, que soy un poeta atrapado en el castellano, no porque me niegue a escribir en ruso o en libanes, sino porque verdaderamente me encuentro atrapado en mi idioma, a tal grado que he llegado a convertirme en un animal rabioso y salvaje, que no sabe, que no quiere y que se aferra con tal singularidad al Quijote y a la obra poética de Lope de Vega. Yo, que soy un poeta de esta manera, de esta variación del lenguaje, mutación fonética, error del habla, o como lo quieran definir o suponer. Me he visto en la necesidad de definir el amor lo más lengua romance que se pueda, desembocando, en una catástrofe del lenguaje, un holocausto de los sentimientos, un pisotón de la existencia, un sin sentido del llanto y de la lágrima.

In-im, del griego privación o negación, es un sufijo que le da sentido al encuentro de aquella noche, en la que bajo las sabanas y las yemas candentes de los dedos nos juramos eterno amor. Invariable, incontable, imposible, inconmensurable, imperfecto, impredecible, incoloro, intangible, imperceptible, incapaz, improbable, incontable, inhumano, inverosímil, intolerante, insoportable, impertinente, imperdonable, imprudente, inagotable, imborrable, imbatible, inhabilitado, incoherente, inimaginable, impasible, impune, impío, incandescente, impaciente, impar, imperecedero (al contrario de las flores o de los bombones al contacto con el ácido gástrico), imperativo, impermutable, implícito, impropio, imbécil. ¿Existen palabras más exactas en la lengua castellana para definir este sentimiento áspero que se nos forma en el pecho al tocar el relieve de una mano, al rozar la pupila de un ojo, al lamer un sexo, al intersectar dos soledades? El amor se convierte en privación, desde el primer instante de enamoramiento el poeta ya niega lo evidente (que esta enamorado), ya contrapone los sentidos de las ideas, y sobre esa última palabra; imbécil ¿habrá más allá de todos los abecedarios alguna composición fonética que describa con mayor precisión el amor que esta última? Imbécil. El amor es imbécil. Los enamorados son imbéciles. El poeta; imbécil. No lo vamos a ocultar, el amor, y sus imposibilidades, hacen que para el hombre, sea apetitoso a un punto incierto. El amor es el acto predilecto de negación, de negar la violencia, de negar la realidad, de negar el dolor, de negar lo grisáceo, de negar la única y verdadera vida que supone que el amor es imbécil. 

5 comentarios:

  1. Me derramé en prosa pero ahora no veo mi comentario, en fin, que me ha gustado tu blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Me ha encantado :) Escribes de maravilla
    Mil besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la visita y la invitación...este blog es magnifico y para leer todo su contendo ...ire viniendo
    Saludos
    Marina

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, has encontrado multitud de palabras correctas para expresar lo que sientes! Me ha encantado.
    Seguiré visitándote!

    ResponderEliminar
  5. Muchas palabras y muchos sentimientos. Buen blog.

    Un abrazo y nos leemos :)

    ResponderEliminar